Acercarse a ventanas aislantes

Estamos ante una intensa bajada de temperaturas en toda España. Es esta una buena prueba para comprobar la eficacia de nuestras ventanas. Sabemos que es la época de año donde nuestros clientes que tienen instalados algunos de nuestros sistemas de TermProtect disfrutan en mayor medida del confort que proporcionan.

En una ventana aislante, como podemos ver en la termografía de este perfil de una de nuestras series, aunque la temperatura exterior del perfil esté en valores negativos, se produce un importante salto térmico a lo largo de todo el perfil y en la zona interior tenemos una temperatura superficial que va a ser muy similar de la que tengamos en el centro de esa habitación donde la ventana esté instalada. Esto es debido a las propiedades aislantes del perfil de PVC en combinación con las cámaras de aire.  Esta capacidad aislante del perfil, de mide por su valor de U de transmitancia térmica. Puedes ver más información aquí del porqué nuestras ventanas te ayudan a ahorrar energía.

termografia perfil

A diferencia de los hogares que tienen instaladas ventanas no aislantes y sus propietarios se alejan de ellas, a los clientes que tienen instaladas TermProtect, se pueden acercar a las ventanas y disfrutar de una temperatura al lado de la ventana prácticamente igual a la que tienen en el centro de la habitación. Con la diferencia que pueden aprovechar de forma directa esos rayos de sol que tanto nos gustan especialmente en invierno y de la luminosidad y el paisaje exterior.  Disfrutamos contemplando a través del cristal.

Como vemos en la imagen, una buena prueba del confort de las ventanas es que incluso a los gatos, poco amigos del frío, les gusta quedarse al lado de las ventanas. Los gatos tiene un instinto especial para saber elegir el lugar más fresco del hogar en verano y el más cálido en invierno, y por eso cuando tienen la suerte de vivir en una casa con ventanas aislantes, tienen claro cuál es su lugar favorito.

Si eres de los que todavía no tienes ventanas aislantes en tu casa y en estos días no te puedes ni acercar a ellas, sin duda tienes un problema. No solo porque no te puedas acercar, sino porque esto es el síntoma más claro que en esa zona estás perdiendo mucha energía. Para que puedas estar a una buena temperatura en una habitación con unas ventanas poco aislantes, tendrás que situarte cerca de los radiadores. Estos tendrán que estar trabajando mucho más tiempo y por lo tanto el consumo de gas o electricidad será notablemente más elevado. Además tendrá una temperatura poco uniforme en la habitación. Aunque consigas tener calor en una zona de la habitación, verás que la zona cerca de las ventanas está muy fría.

Temperatura superficial ventanas

En la anterior entrada aprendíamos a calcular el valor U de una ventana y veíamos que este dependía del material utilizado en la ventana y su capacidad aislante.  Decíamos por lo tanto que el valor U(W/m2ºC) de una ventana, nos mide las pérdidas térmicas que se producen a través de cada uno de los materiales que componen la ventana por unidad de superficie y por cada grado centígrado de variación de temperatura entre el exterior e interior de la vivienda. Es decir, cuanto más elevado sea este valor U de los perfiles y del vidrio, mayores serán las pérdidas que tengas es tus ventanas. De la misma forma cuanto mayor sea diferencia de la temperatura entre dentro y fuera de nuestro hogar, mayores serán las pérdidas.

En la termografía de un perfil de una ventana, se puede observar el salto térmico existente entre el exterior e interior de la vivienda gracias a la conjunción de las cámaras de aire y las propiedades aislantes del PVC.

Por ejemplo, el valor térmico de los perfiles (Uf),  de la serie EuroFutur de Kommerling, dependiendo de la combinación de hoja y marco empleada, el valor U está entre 1,3 y 1,4 W/m2K.

termografia perfil

Podemos aún mejorar más el valor U de la perfilería de las ventanas, mediante la elección de la serie Termprotect Forte, una serie con 76 mm. de profundidad y 6 cámaras de aire en el marco y 7 en la hoja. Este sistema tiene valores de transmitancia térmica de 1,0 W/m2ºK.

Ahora bien, si quieres saber de una manera mucho más comprensible si una ventana o cualquiera de los materiales que la componen tiene mejor o menor el valor U, hay una forma mucho más sencilla y es simplemente midiendo la temperatura de su superficie interior de los perfiles o del vidrio.

En la termografía que vemos aquí representada vemos como ante una situación por ejemplo de invierno, en la que fuera de nuestro hogar tengamos una baja temperatura, si medimos la temperatura en la superficie interior de un marco, veremos que si estamos ante unos perfiles muy aislantes (bajo valores U), la temperatura en la superficie del marco será muy similar a la que tengamos en el interior de la habitación.   En este caso podemos estar tranquilos ya sabemos que tenemos una ventana muy aislante.   Para una ventana muy aislante, si por ejemplo estamos en invierno y fuera tenemos unos 5ºC y dentro, tenemos unos 21ºC (temperatura de confort), la temperatura superficial interior en los perfiles no debería de tener una diferencia superior a 4º con la del interior, es decir, no debería bajar de los 17º.   Para medir la temperatura de un perfil interior, existen termómetros infrarrojos industriales muy precisos y muy asequibles que podemos encontrar en muchas tiendas como las que os ponemos en el enlace.

La temperatura superficial interior y su diferencia con la que podamos medir por ejemplo en el centro de la habitación no solo es un síntoma de las pérdidas de energía, sino que cuando la temperatura en toda la habitación no es homogénea, estamos en una estancia poco confortable. Una estancia en la que tenemos mucho calor en las zonas más alejadas de las ventanas  y frío en zonas más cercanas.

termómetro infrarrojo industrial

Así que ya sabemos cómo comprobar si tenemos unas ventanas (perfiles + vidrio) aislantes o no.  En el caso de que la temperatura superficial del perfil sea muy baja y se acerque mucho a la temperatura exterior de la vivienda de 5ºC, deberíamos hacer saltar todas las alarmas ya que en lugar de una ventana que nos aísle tenemos en nuestro hogar una ventana que nos está robando todo el calor que genera nuestros sistema de calefacción.  En este caso nuestra factura energética se disparará ya que los radiadores tendrán que funcionar a pleno rendimiento para compensar toda la energía que se nos está escapando con las ventanas.

Si este es tu caso, lo mejor es que pienses en cambiar las ventanas por unas ventanas de alto rendimiento energético.

La misma situación pero en sentido inverso sucede en un escenario de verano.  Si fuera tenemos una alta temperatura, y dentro estamos en un espacio refrigerado con una temperatura de confort de unos 21ºC, cuando midamos la temperatura de la superficie de los perfiles y el vidrio, esta deberá ser lo más similar a los 21º interiores. Si en cambio,  tus perfiles o vidrio tienen una alta temperatura,  que simplemente con tocarlos notas que están muy calientes, entonces tienes una fuente de radiación de calor en el interior de tu casa. Esto es el típico ejemplo que sucede en los perfiles de aluminio sin rotura de puente térmico o con roturas de muy baja calidad. Los tocas y ves que están muy calientes.

Las ventanas aislantes también son para el verano

Entramos en una buena temporada para disfrutar mucho más del exterior, del buen tiempo, del sol, del tiempo libre, de pequeñas salidas. Todo  mientras esperamos esas merecidas vacaciones.

Pero, y  ¿qué pasa cuando estamos en casa? Tenemos que resignarnos a estar agobiados de calor?  ¿No nos queda más remedio que poner el aire acondicionado a pleno funcionamiento? ¿Tenemos que pagar un coste excesivo por el aire acondicionado?

ventanas ahorran aire acondicionado

Seguimos con suerte. Tenemos un gran aliado que nos puede ayudar a protegernos del calor exterior: son nuestras ventanas. Unas ventanas aislantes serán eficaces en la protección en calor y el mantener una ambiente fresco en el interior de nuestra casa.

Es la hora de que compruebes si tus ventanas cumplen los requisitos necesarios que te protejan del calor.

Fíjate en primer lugar, en los perfiles con los que están hechos tus ventanas. Si estos son de aluminio, cuando el sol aprieta por el exterior, notarás que si tocas con la mano el interior de los perfiles de tus ventanas verás que están muy calientes.

En ese caso, se te acabó la suerte, ya que ya que entonces has metido en tu casa al estupendos radiadores que emiten calor (igual que un radiador de aluminio) en verano. Por eso es tan importante que las ventanas estén fabricadas con perfiles aislantes como sucede con los de PVC o madera. Si tocas un perfil de PVC o madera, verás que a pesar de que en el exterior estén recibiendo de forma directa los rayos solares, en el interior estarán a una temperatura muy similar similar a la del interior de tu vivienda y por lo tanto no tienes un emisor de calor. Es muy sencillo hacer la prueba. Basta con tocarlos con las manos para comprobarlo.

Otro punto importante es que tus ventanas sean estancas y que eviten las filtraciones de aire caliente al interior.

Y por último, pero muy importante para reducir la aportación solar en esta época es asegurarnos que tenemos un vidrio adecuado para que nos ayude a reducir la radiación solar. No basta simplemente con tener un vidrio doble, sino que además sobre todo en fachadas orientadas a zonas de muchas horas de sol, es importante que tengamos vidrios con tratamientos de protección solar, que reducen en gran medida la radiación solar que entra en nuestra vivienda.

protección solar vidrio

Por último y como hemos comentado en otras ocasiones, podemos utilizar elementos de protección solar exterior como es el caso de toldos, un buen sistema de persiana y utilizarlos de forma adecuada, ventilando a el hogar en horarios de sombra y manteniendo la protección solar en las zonas de mayor radiación solar.

Cajón persiana Rola Plus

Hay algunos truquillos, como aprovechar la noche y las horas de más baja temperatura para ventilar y refrescar la casa. Puedes intentar aprovechar las corrientes de aire que se pueden generar abriendo una ventana en una zona de la casa y otra ventana en la zona opuesta. Una ventilación natural es una buena idea para evacuar el calor acumulado en el interior aprovechando esas horas donde la temperatura es más baja.

Si tus ventanas no cumplen lo requerido y no quieres agobiarte en el interior de tu casa o pagar una factura excesiva de electricidad por tener que poner el aire acondicionado a máxima potencia, todavía están a tiempo de cambiar tus ventanas.

¿Qué ventanas aíslan más?

Es una pregunta que mucha gente todavía se hace a la hora de decidir la compra de unas ventanas. ¿Qué tipo de ventana es la más aislante?

El mero hecho de hacerse la pregunta ya es un buen paso, porque lo extraño es que todavía que haya gente que no se la haga. El aislamiento es es una de las principales funciones que debe cumplir una ventana.

El tener una ventanas que ahorran energía no solo reducirá tus gastos energérticos, sino que te permitirá crear un clima más confortable en tu hogar. Podrás ampliar la zona de confort a todos los rincones de su hogar y no solo estar agusto cerca de los radiadores en invierno o equipos de aire acondicionado en verano. Si eres de los que en su hogar notan zonas de diferentes temperaturas y al acercarte a las ventanas entras en un espacio de no confort,  entonces estás en un hogar con importantes pérdidas de energía y buena parte de estas pérdidas se están produciendo por las ventanas.

Hay en el mercado ventanas fabricadas con distintos materiales. En función de este material, la normativa define unos valores U tipo según los materiales utilizados para fabricar ventanas.  Cuanto más bajo sea este valor U más aislante es el material y por lo tanto la ventana. Por ejemplo en el caso de los perfiles de PVC de 3 cámaras fija un valor U de 2 W/m2K en comparación con el aluminio que tiene un valor de 5,7W/m2K . El aluminio tiene una opción que intenta mejorar su pésimo valor aislante, y es mediante lo que se denomina rotura de puente térmico. En estos casos según el tamaño del separador que provoca la rotura, este valor puede reducirse entre los 4 y los 3,2 W/m2K .  Todo muy alejado de lo valores aislantes del PVC y de la madera.

Número cámaras perfiles pvc

Valores U de perfiles de ventanas

Material del perfil Transmitancia térmica U (W/m2K)
Poliuretano con núcleo metálico. Espesor de PUR ≥ 5 mm 2,80
Perfiles huecos de PVC (2 cámaras) 2,20
Perfiles huecos de PVC (3 cámaras) 2,00
Madera dura (ρ = 700 kg/m3, λ = 0,18 W/m K), espesor del perfil 50 mm. 2,20
Madera blanda (ρ = 500 kg/m3, λ = 0,13 W/m K), espesor del perfil 50 mm. 2,00
Metálico sin RPT (rotura de puente térmico) 5,70
Metálico con rotura de puente térmico, rotura: 4 mm ≤ d < 12mm. 4,00
Metálico con rotura de puente térmico, rotura: d ≥ 12 mm. 3,20

 

Como vemos entre unos valores U y otros estamos hablando de más del doble de diferencia. Por lo tanto el aluminio en ventanas no es una solución buena para tener un buen aislamiento y ahorrar energía. Aunque hay perfiles de aluminio en el mercado con roturas mayores, que mejoran ligeramente este aislamiento indicado en la normativa, en ningún caso llegan a los valores del PVC o de la madera.

Los perfiles de PVC hoy en día, utilizados por las principales marcas de perfiles, como Kömmerling, Veka, Deceuninck, Rehau, Aluplast, etc, tienen sistemas de más de 3 cámaras y están muy por debajo de los 2,00W/m2K  indicados por la norma.

Por ejemplo los sistemas  Kömmerling más utilizados tienen unos valores U por debajo de los 1,3 W/m2K .  Además hay sistemas certificados para  PassiveHouse como nuestro sistema EnergyPlus basado en el sistema KÖMMERLING 76 cuyo valor U se reduce hasta el 1 W/m2K  .  Este sistema en combinación con un vidrio térmico, puede dar como resultado una ventana con un valor U entorno a los 0,7 W/m2K.

Kömmerling es una multinacional alemana, la empresa más reconocida a nivel mundial por la fabricación de perfiles de la máxima calidad entre los sistemas de ventanas de PVC. Su gran prestigio es por la calidad de sus perfiles y sus más de 100 años de existencia.

 

 

Siempre mira la etiqueta energética de la ventana

Cuando compras unas ventanas debes informarte de cuál es su etiqueta energética.  La etiqueta está dirigida a informar al consumidor sobre la clasificación energética de la ventana para verano y para invierno.

La etiqueta muestra una clasificación de invierno que tiene un rango de siete niveles de eficiencia, que pueden ser el de máximo ahorro, el color verde y la letra A para las ventanas más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para las menos eficientes.

También tiene una clasificación de verano de tres niveles de eficiencia que van desde tres estrellas para las ventanas más eficientes hasta una estrella para las menos eficientes.  En esta etiqueta encontrarás la transmitancia térmica de los perfiles y también la transmitancia térmica de la ventana (conjunto de perfiles y vidrio).

Sellado de las ventanas

Queremos recordaros de la gran importancia de una correcta instalación de la ventana en la obra. Una ventana puede tener unas muy buenas propiedades cuando sale de fábrica. Estar fabricada con unos perfiles aislantes y de alta calidad, llevar el vidrio requerido por el cliente para que cumpla a su vez los requisitos de aislamiento térmicofactor solar y aislamiento acústico. Una ventana muy eficiente desde el punto de vista de ahorro energético que estará indicado por su etiqueta de eficiencia energética. También una ventana con una excelente clasificación de resistencia al vientoestanqueidad al agua y permeabilidad al aire.  Todo esto lo tenemos muy en cuenta en TermProtect. Nuestro objetivo principal es que de nuestra fábrica salgan ventanas excelentes que den confort al hogar de nuestros clientes y les supongan un considerable ahorro energético durante su larga vida.

Pero sabemos que no nos podemos limitar a eso. Queremos recalcar la importancia de que una muy buena ventana, tiene que ser correctamente instalada por un muy buen profesional. Si la ventana no es instalada de forma adecuada en la obra, ya sea esta una obra nueva o una renovación, podemos estar reduciendo de forma considerable sus propiedades.  Vamos a explicar algunos elementos que debemos tener en cuenta:

Fijación de la ventana al muro.

La fijación de las ventanas a la obra se debe realizar sobre elementos resistentes. Nunca se debe fijar sobre cámaras de aire, materiales aislantes, etc.  Tenemos que tener presente que la ventana va a traspasar toda la presión de viento al muro y por eso es necesario que tenga una sólida fijación con el muro.  También se pueden instalar ventanas sobre el marco de la antigua ventana siempre que nos aseguremos que este está en buen estado y no tiene puentes térmicos que puedan arruinar el aislamiento de la nueva ventana. En cualquier caso, los puntos de fijación deben ser como máximo cada 600mm. y en las esquinas a una distancia no inferior a los 150 mm.

Tenemos principalmente dos tipos de fijaciones:

  • Con tornillos, directos al premarco previamente instalado si en la obra se ha puesto premarco, o bien directo a la obra.
  • Con garras directas a la obra.

Juntas de dilatación y estanqueidad.

El espacio de unión entre ventana y muro, es un elemento clave para garantizar la estanquidad al agua, aire y aislamiento térmico y acústico del hueco.

En ningún caso se debe fijar la ventana exclusivamente al muro con espuma de poliuretano.  La espuma de poliuretano es un material de relleno, pero no de fijación. Sirve para rellenar los huecos entre en marco de la ventana y la obra, una vez esta ha sido correctamente fijada. Limita la profundidad de la silicona final de sellado y un detalle muy importante evita que la silicona de sellado se adhiera en tres caras. La silicona de sellado solo debe adherirse a la cara del marco de la ventana por un lado y a la cara del del muro por el otro, y reposar por la parte trasera en la espuma de poliuretano que es un elemento sobre el que la silicona no ejercerá adherencia. En caso contrario, corremos el riesgo de que la silicona se pueda despegar tal como indicamos en la ilustración. Por este motivo no es correcto rellenar la junta base con morteros, porque se crea una unión rígida que termina por agrietarse, como se representa en la parte derecha de la figura.

esquema dilatación silicona ventanaEl cordón de silicona en la ventana.

Tenemos que tener en cuenta que la ventana durante su vida, va a estar sometida a pequeños movimientos y vibraciones: empuje de viento, vibraciones (ondas sonoras), movimientos de materiales, por uso apertura cierre de hojas.  También va a estar sometida a dilataciones térmicas: cambios de temperatura de día-noche, verano-invierno, etc.

Por eso, la junta de silicona es el elemento que nos garantiza la estanqueidad entre el muro y ventana. Debe ser aplicada por un profesional, el cual además de saber darle la perfecta estética de un cordón bien aplicado de silicona, .le dará total estanqueidad a la ventana en su perímetro.  La silicona es un material que debe:

  • Trabajar alternativamente a tracción y compresión durante un gran número de ciclos.
  • Debe resistir el envejecimiento por intemperie.
  • Resistir la fatiga producida por los diferentes esfuerzos transmitidos.
  • Poseer una adherencia adecuada sobre los diferentes materiales.

Lo ideal y más utilizado es la silicona neutraexenta de disolventesresistente al envejecimiento climático, una muy buena recuperación elástica (25-30% de su volumen) y mantiene una adhesión permanente durante muchos años. Es completamente desaconsejable la utilización de siliconas baratas que no garanticen esta estanqueidad en el tiempo. Una buena silicona nos garantiza una estanqueidad adecuada durante un mínimo de 10 años.

Espaciador de vidrio

La opción más común en el doble acristalamiento es la separación de ambas láminas de vidrio mediante un espaciador metálico que sella perimetralmente la cámara de aire.

Lo más habitual es que estos separadores de vidrio son unos perfiles metálicos recubiertos por encima por el llamado tamiz molecular deshidratante, que es un granulado para la absorción de la humedad. La función de este deshidratante es retener la humedad originada por las condensaciones que puedan producirse en el interior de la cámara del vidrio.

vidrio aíslante cámara partes

Pero como ya sabemos el metal tiene una alta conductividad térmica y al utilizarlo como material separador de las lunas también aquí se crea un puente térmico en todo el perímetro del vidrio. Aunque el ancho es muy reducido, al ser en toto el perímetro supone una superficie importante.

Existe una tecnología de espaciadores de borde caliente que es una opción para mejorar las propiedades térmicas y reducir la condensación, así como los valores U del vidrio.

Existen distintos diseños de espaciador de bordo caliente disponibles. Todos rompen térmicamente el punto de contacto metal-vidrio en cierta medida a la vez que ofrecen distintos niveles de integridad estructural, que en algunos casos pueden ser adecuados para aplicaciones comerciales. Los espaciadores de borde caliente pueden reducir de forma considerable la conducción de calor en comparación con los espaciadores de aluminio convencionales.

espaciador borde caliente

Este tipo de espaciadores de «borde caliente» son especialmente recomendados en carpinterías muy aislantes con valores U por debajo de 1W/m2ºK, donde no se quiere tener un empeoramiento de esta valor por tener un espaciador metálico.  No tiene sentido su utilización en carpinterías poco aislante ya que la mejora de aislamiento es mucho mayor utilizando unos perfiles y vidrios con bajos valores U ya que la superficie es mucho mayor.

Si, quiere maximizar el aislamiento de sus ventanas, en TermProtect también ofrecemos la posibilidad de incorporar vidrios con separadores de borde caliente. No deje de solicitar más información si está interesado.

Consejos para bajar la temperatura de tu hogar en verano

Estamos en época de máximo calor en la mayoría de los pueblos de España. Aunque de vez en cuando, el calor también nos da una pequeña tregua y por unos días las temperaturas bajan ligeramente. Es ese el momento de aprovechar y abrir nuestras ventanas para conseguir bajar la temperatura de nuestro hogar. Con estos pequeños gestos, podemos sacar buena parte del calor acumulado en nuestro hogar durante los días de máximo calor y conseguir bajar la temperatura unos pocos grados sin coste alguno.

Esto mismo aconsejamos repetirlo durante la noche, por ser el momento del día donde la temperatura es más baja.

Por supuesto, si tienes equipo de aire acondicionado, siempre podrás refrigerar la casa mediante su uso.  Pero si no quieres que el uso excesivo del aire acondicionado, suponga un quebranto excesivo para tu bolsillo, te vamos a dar además de este, otros consejos para pasar un verán un poco más fresquito.

Las persianas

Controla tus persianas que las tienes para subirlas y bajarlas. No seas de esos que las tiene siempre subidas.

La radiación solar incide directamente sobre las fachadas y más concretamente sobre nuestras ventanas. Este es uno de los factores más determinantes, que hacen que se incremente la temperatura interior de nuestro hogar. La radiación solar pasa a través de los cristales y mediante lo que se denomina el efecto invernadero, calienta el interior de nuestra vivienda, aumentando de forma considerable la temperatura interior. Para reducir este efecto, sobre todo en las ventanas no orientadas a la fachada norte, debes prestar mucha atención a la posición de tus persianas. Baja las persianas y mantenlas bajadas siempre que no estés en casa, y sobre todo, en las horas de máxima radia radiación solar, procura mantenerlas bajadas totalmente. En muchas ocasiones, para mantener una estancia correctamente iluminada con luz natural, no es necesario tener la persiana completamente levantada, sobre todo para ventanas de gran tamaño. Si bajas la persiana algo más de la mitad, es probable que la cantidad de luz, sigue siendo más que suficiente, y a la vez que consigues reducir considerablemente la entrada de radiación solar.

En el caso de que tus ventanas sean motorizadas, existen además numerosos sistemas que te permiten controlar la subida y bajada de las persianas de forma inteligente. No sólo mediante discriminación horaria, si no también, mediante sensores que miden la cantidad de luz en el exterior y controlan la apertura y cierre de la persiana en función de estos parámetros.

Los toldos

En el caso de que puedas disponer en el exterior de un toldo esta puede ser una excelente solución. Los toldos crean una zona de sombra, que impide que la radiación solar incide en la fachada y concretamente en la parte de la fachada de tus ventanas. Es la primera barrera encuentra la radiación solar directa y por lo tanto muy efectiva en la creación de zonas de sombra.

Las cortinas

Unas cortinas de color claro también ayudarán ligeramente reducir la penetra en tu hogar. De la misma forma, si el interior de tu hogar, las paredes están pintadas con colores claros, esto hará también que la radiación solar que entra en tu interior genere una menor cantidad de calor. Lo mismo sucede con los muebles. Si estos son de color claro, harán la temperatura interior que generan al recibir la radiación solar sea menor.

Lo más importante, las ventanas

El elemento principal que separa el exterior del interior de nuestra vivienda son sin duda nuestras ventanas.  En este punto es donde debemos prestar más atención. Debes asegurarte que tu hogar tenga unas ventanas energéticamente eficientes. Deberías evitar ventanas poco eficientes, como las ventanas fabricadas con perfiles de aluminio sin rotura de puente térmico y acristalamientos sin cámara aire y sin protección solar.

Evita generar calor interno

Evita las cargas de calor internas en tu vivienda en la medida de lo posible. Las personas generan calor. Cuantas más personas estén en el interior, mayor será el incremento de temperatura que se produce en el interior de tu vivienda.  Evita también en la medida de lo posible, tener encendidos electrodomésticos innecesarios. Algunos son imprescindibles y otros, puedes evitar su uso en las zonas centrales del día, tales como por ejemplo la plancha, el horno o lavavajillas  por ejemplo.

Las plantas

Las plantas también son un buen aliado para reducir ligeramente la temperatura interior además purificar tu vivienda. Especialmente si tienes una terraza o jardín y riegalas por la noche. La humedad de la tierra te ayudará a refrescar tu vivienda.

Esperamos que estos consejos te ayuden a estar mucho más confortable en tu vivienda a la vez que ahorras aire acondicionado.

Subida del precio de la luz

Mucho se está hablando estos días, de la subida de la luz, desde la entrada en vigor del cambio de las tarifas energéticas unidas a que estamos en los días donde se están alcanzando los máximos históricos de precio de la energía, es decir, del como pagamos el KWh de energía consumida.

Mucho se escucha de lo mismo y muy poco de otras que ahora os vamos a explicar a continuación.

Ya todos sabemos que habrá tres franjas horarias, punta, llana y valle.  La punta o más cara entre las 10.00 a 14.00 horas, y de 18.00 a 22.00 horas. La llana o de precio medio, de 08.00 a 10.00 y de 14.00 a 18.00 horas y la valle o más barata desde las 00.00 hasta las 08.00 horas, así como también los fines de semana y los festivos.

Todos los medios de comunicación nos están dando consejos para intentar derivar el consumo lo máximo posible a las horas valle y llana y evitar las horas punta. Que tengamos cuidado con la plancha, la lavadora, el lavavajillas y el horno para ver a qué hora lo utilizamos. O incluso la hora a que pasar la aspiradora o a qué horas tenemos que poner la vitro para cocinar.

Todo esto puede estar muy bien, siempre que el usuario se pueda adaptar a esos horarios, sin trastocar demasiado nuestras horas de sueño y desecando.  Está muy bien que nos centremos en la planchalavadoralavavajillas o termo eléctrico porque son los aparatos que consumen más energía, en comparación con otros consumos domésticos de menos consumo como el alumbrado, Tv, ordenadores, etc.

Pero en los hogares, además de aparatos que nos ayudan a realizar tareas domésticas, solemos tener equipos de calefacción y/o climatización, que nos ayudan a mantener una temperatura de confort en nuestro hogar. Estos aparatos, son de mucho mayor consumo, que cualquier otro electrodoméstico que estamos hablando.

Por ejemplo, una plancha puede tener una potencia de entre 1,5 y 3KW dependiendo de que sea una plancha o un centro de planchado. Aquí os damos unas potencias orientativas de los principales electrodomésticos:

  • Vitrocerámica: 900 y 2.000 kW
  • Plancha: 1.500 y 3.000 kW
  • Lavadora: 1.500 y 2.200 kW
  • Lavavajillas: 1.500 y 2.200 kW
  • Microondas: 150 y 1500 kW
  • Frigorífico:  250 y 350 kW
  • Televisión:  150 y 400 kW
  • Horno: 1.200 y 2.200 kW
  • Aspiradora: 900 y 1.500 kW
  • Tostadora: 550 y 1.000 kW

Todo esto está muy bien. A la hora de analizar lo que nos va a costar realmente cada electrodoméstico de nuestro hogar, tenemos que fijarnos en la potencia consumida por el mismo, pero también en el tiempo que lo utilizamos. Incluso tendríamos que entrar en más detalles, como por ejemplo, aunque la lavadora pueda funcionar durante unas dos horas, la resistencia que calienta el agua que es lo que consume esa potencia, estará solo funcionando unos minutos. También tener en cuenta el grado de utilización de los electrodomésticos. Por ejemplo, la plancha puede ser utilizada una vez a la semana, mientras que es posible que la vitro, frigorífico, televisión y tostadora, la utilicemos a diario.

La energía consumida es el resultado de multiplicar la potencia de cada electrodoméstico por el tiempo que está en funcionamiento y es entonces cuando hablaríamos de KWh.

Por eso, os aconsejamos con estos datos, pensar en el uso que hacemos de nuestros electrodomésticos y ver en qué medida, podemos racionalizar más el consumo en función de horarios y necesidades.

La climatización y el ahorro

Como decíamos, de los que no se está hablando tanto, es de los consumos más importantes que tiene un hogar, empresa o negocio, mucho más que los electrodomésticos. Y es el consumo en la climatización de un hogar para mantener una situación de confort. No solo por el elevado consumo que estos aparatos tienen, sino por la cantidad de horas que los tenemos encendidos al día y con un uso diario.

pérdidas energía ventanas

Por ejemplo, un sencillo equipo Split de aire acondicionado pared que podamos tener en el salón, para climatizar una superficie de unos 25-30 m2, puede tener una potencia de 2.500 W y para acondicionar un piso de unos 80 m2 hace falta una potencia frigorífica de unos 6.000 W.

Con la gran diferencia frente a el resto de electrodomésticos que aquí prácticamente el uso es continuado a lo largo del día y durante todos los días de las semana, por lo menos en la temporada que lo necesitamos. Lo mismo sucede con la calefacción.

La mejor forma de reducir la cantidad de energía que tenemos que aportar a un hogar, ya sea de refrigeración o de calefacción, es mediante el incremento del aislamiento. Hemos hablado en numerosos artículos de este blob sobre su importancia. Un hogar bien aislado en su conjunto es sinónimo de un hogar con bajos consumos energéticos necesarios para mantener su confort, ya que la energía que aportamos de refrigeración o calefacción se mantiene por más tiempo en el interior y por lo tanto reducimos la cantidad que es necesario aportar.

Y como no nos cansamos de decir, la mejor forma y más económica de mejorar el aislamiento de una fachada es empezar por las ventanas. El que un hogar tenga unas ventanas térmicamente eficientes, supone los mayores ahorros en calefacción y aire acondicionado. Una inversión que se amortiza en muy pocos años.

Puedes ver aquí más en detalle, como las ventanas aislantes te ayudan a reducir el recibo de la luz en tu hogar.

Verdades o mentiras sobre las ventanas de PVC. Parte 3

A continuación nuestra tercera y última parte para hablar sobre las verdades y mentiras sobre las ventanas de PVC.

Antes de leer esto, si no lo has hecho todavía, puedes visitar los dos artículos anteriores.

Verdades o mentiras sobre las ventanas de PVC. Parte 1

Verdades o mentiras sobre las ventanas de PVC. Parte 2

 

Las ventanas de PVC amarillean con el tiempo.

Un tópico que aquí en España se ha mantenido durante mucho tiempo, es que las ventanas de PVC amarillean con el tiempo.

España tiene la suerte de ser un país con una alta radiación solar y la radiación ultravioleta afecta a todos los materiales.  Es muy conocido por ejemplo, que la pintura de los coches varía su color con el paso del tiempo, sobre todo si el coche duerme en la calle y recibe muchas horas de radiación solar. Los pigmentos de la pintura se ven afectados por la radiación solar y por eso la pintura tiende a aclarar pero eso no quiere decir que la pintura se vaya a levantar ni que la chapa del coche se vaya a corroer. Simplemente la radiación aclara el color original del coche con el paso del tiempo.

radiación-solar-españa

Los perfiles de PVC también deben llevar una protección para que no les afecte la radiación solar. Las ventanas de PVC, de hoy día de las principales firmas, están preparadas para estar durante mucho años al exterior.

La masa de PVC de color blanco lleva unos tratamientos que se encargan de proteger a los perfiles de la radiación solar. Cuando las ventanas de PVC se introdujeron en España, hace ya más de 40 años, algunas marcas locales, fabricaron perfiles de PVC de muy baja calidad que no estaban preparados para soportar muchas horas de luz y por eso algunos amarilleaban. Eso unido a los continuos ataques producidos por los fabricantes de aluminio, al saber que estaba llegando a España un producto altamente competitivo y que ya era líder en Europa, creó una primera imagen de que el PVC amarilleaba.

Hoy día eso ha cambiado por completo y las principales firmas de perfiles, son marcas internacionales de alto prestigio que cuidan mucho la calidad de su materia prima. Existen obras instaladas en España con una antigüedad mayor a los 40 años y sus perfiles no han amarilleado en absoluto.

También hay que tener en cuenta que no todas las ventanas de PVC son iguales. En climas soleados como el español, es importante elegir perfiles de primeras marca. Con esto nos estamos garantizando que los perfiles están diseñados para un clima como el español, con muchas horas de sol.

Podríamos decir que nuestras ventanas tienen una longevidad de entorno entre 30 y 50 años. En la mayoría de ocasiones cuando se decide cambiar una ventana de PVC es más por tema de modas o cambios de diseño, que por el motivo de que la ventana necesite ser reemplazada.

Los perfiles de PVC están preparados conservar su aspecto inicial durante toda su vida; la exposición prolongada al sol no los hará amarillear.

También recordar que no solo debemos prestar atención a los perfiles. Muchas veces los puntos más críticos de una ventana, suelen ser los mecanismos de herrajes o las juntas. Es decir, los componentes que precisamente no están hechos de PVC. Por eso, además de los perfiles, todos los componentes de la ventana deben ser de alta calidad.

Por lo tanto la afirmación de que las ventanas de PVC amarillean es falsa.

falso

 

Las ventanas de PVC son menos resistentes.

El PVC es un plástico y por ello puede ser percibido en un principio como poco resistente. Pero esto no es en absoluto cierto cuando hablamos de perfiles utilizados para fabricar ventanas.

Es cierto que el PVC es un material que se deforma más que el aluminio por ejemplo. Técnicamente hablando es porque tiene un módulo elástico inferior. El aluminio es un material rígido y ligero, pero ya hemos visto que no es nada adecuado para fabricar ventanas por su pésimo aislamiento térmico y otros inconvenientes.

Lo que nos hace poder decir que las ventanas de PVC son muy resistentes es precisamente que no solo están fabricadas con PVC.

Para dar esa rigidez que le falta al PVC, en el interior de su cámara principal llevan alojados unos refuerzos de acero, material de mucha mayor rigidez que el aluminio (módulo elástico del acero es 3 veces superior al del aluminio).

refuerzos ventanas

Por eso la rigidez que necesita una ventana de PVC se la proporcionan esos refuerzos de acero.

Una ventana rígida es fundamental para que no sufra deformaciones y aguante perfectamente las presiones de viento y aire. De esta forma nos aseguramos que el cierre de la ventana es hermético y no se produzcan filtraciones de aire por sus juntas y obtengan así una alta clasificación de permeabilidad al aire como sucede en los ensayos realizados en nuestras ventanas.

Por lo tanto la afirmación de que las ventanas de PVC son menos resistentes es falsa.

falso

Cerramos con esto el tercer y último apartado sobre las verdades y mentiras sobre las ventanas de PVC que esperamos que os hayan servido para aclarar vuestras dudas.

Verdades o mentiras sobre las ventanas de PVC. Parte 2

Seguimos con la segunda parte sobre de nuestro artículo sobre las verdades y mentiras sobre las ventanas de PVC. Vamos a intentar aclarar aquí otros dos puntos muy importantes decisión de compra de una ventana.

Ver también: Verdades o mentiras sobre las ventanas de PVC. Parte 1.

Las ventanas de PVC son más aislantes que las de aluminio

Es esta una afirmación muy extendida incluso ampliamente reconocida por fabricantes de ventanas de otros materiales como las de aluminio, en el que reconocen el superior aislamiento de las ventanas de PVC.

Es un hecho fácilmente demostrable, incluso para quienes no tengan conocimientos técnicos en aislamiento ya que basta simplemente tocar con la palma de nuestra mano la superficie de una ventana de PVC y una ventana de aluminio para darnos cuenta de la diferencia. Cuándo tocamos una ventana de aluminio con nuestra mano al ser este un material poco aislante, este nos robará rápidamente el calor de nuestra mano y tendremos una sensación de frío.

Por el contrario, cuándo tocamos una ventana de PVC (la misma sensación ocurre con una ventana de madera) al ser este un material muy aislante, no es capaz de robarnos el calor de la mano y por lo tanto no tendremos una sensación de calor.

Este mismo experimento todos lo hemos vivido cuando cuándo apoyamos nuestras posaderas en una superficie poco aislante, como por ejemplo un suelo de baldosas, y lo comparamos con la sensación cuando nos sentamos sobre un suelo de madera.

Es esta una forma sencilla de saber si un material es más o menos aislante que otro.

Por lo tanto la afirmación de que las ventanas de PVC son más aislantes que las de aluminio es verdadera.

verdadero

 

Lo único importante para el aislamiento en una ventana es el vidrio.

Es cierto que el vidrio es una parte muy importante en el aislamiento térmico de una ventana. También lo es para el aislamiento acústico. Pero podemos llevarnos a un gran error si pensamos que el vidrio es lo único importante.

El aislamiento térmico de una ventana, está en función al aislamiento térmico de cada uno de los elementos que la componen (perfiles + vidrio), y también de la superficie relativa que ocupa cada uno de estos en la ventana.

Es decir, si una ventana tuviera únicamente una superficie de perfiles 5% y un 95% de vidrio si podíamos decir que un 5% es poco importante. Pero este escenario está muy lejos de la realidad.

Para medidas de ventanas más habituales como las que todos podemos tener en nuestras casas, la superficie de perfiles puede estar muy cerca o incluso superar a la superficie de vidrio.

Como ejemplo una ventana de PVC de 120 x 120 centímetros, más del 50% de la superficie total de la ventana es PVC. Es cierto que puede sorprendernos porque ópticamente no da esa sensación, ya que nuestros ojos se centran siempre más en la parte transparente visible hacia el exterior, que es el vidrio, y por eso pensamos que el vidrio tiene una mayor superficie, mientras que los perfiles son confundidos con el resto de la pared.

Pero como decimos, basta con coger un pequeño metro y medir el ancho de los perfiles de una ventana, multiplicar el ancho por el largo, ir sumando y hacer un pequeño cálculo de la superficie, y podrás comprobar el importante porcentaje de superficie que ocupan los perfiles. ¿lo has hecho ya en una ventana que tengas cerca? Hazlo y te sorprenderás.

Lógicamente cuando la ventana es de grandes dimensiones, de la superficie relativa del vidrio aumenta, pero también es cierto que para ventanas pequeñas, la superficie de los perfiles está muy por encima del vidrio. Y como decimos, para ventanas de las más normales, que pueden estar entre 110 a 130 centímetros de ancho y alto, el reparto entre PVC y vidrio está aproximadamente al 50%.

La conclusión por lo tanto sería que el vidrio y los perfiles son de igual importancia en el aislamiento térmico de la ventana y esta importancia depende de la superficie ocupada de cada material.

Por tanto la afirmación que en el aislamiento térmico de una ventana únicamente hay que tener en cuenta el vidrio es falsa.

falso