Acercarse a ventanas aislantes

Estamos ante una intensa bajada de temperaturas en toda España. Es esta una buena prueba para comprobar la eficacia de nuestras ventanas. Sabemos que es la época de año donde nuestros clientes que tienen instalados algunos de nuestros sistemas de TermProtect disfrutan en mayor medida del confort que proporcionan.

En una ventana aislante, como podemos ver en la termografía de este perfil de una de nuestras series, aunque la temperatura exterior del perfil esté en valores negativos, se produce un importante salto térmico a lo largo de todo el perfil y en la zona interior tenemos una temperatura superficial que va a ser muy similar de la que tengamos en el centro de esa habitación donde la ventana esté instalada. Esto es debido a las propiedades aislantes del perfil de PVC en combinación con las cámaras de aire.  Esta capacidad aislante del perfil, de mide por su valor de U de transmitancia térmica. Puedes ver más información aquí del porqué nuestras ventanas te ayudan a ahorrar energía.

termografia perfil

A diferencia de los hogares que tienen instaladas ventanas no aislantes y sus propietarios se alejan de ellas, a los clientes que tienen instaladas TermProtect, se pueden acercar a las ventanas y disfrutar de una temperatura al lado de la ventana prácticamente igual a la que tienen en el centro de la habitación. Con la diferencia que pueden aprovechar de forma directa esos rayos de sol que tanto nos gustan especialmente en invierno y de la luminosidad y el paisaje exterior.  Disfrutamos contemplando a través del cristal.

Como vemos en la imagen, una buena prueba del confort de las ventanas es que incluso a los gatos, poco amigos del frío, les gusta quedarse al lado de las ventanas. Los gatos tiene un instinto especial para saber elegir el lugar más fresco del hogar en verano y el más cálido en invierno, y por eso cuando tienen la suerte de vivir en una casa con ventanas aislantes, tienen claro cuál es su lugar favorito.

Si eres de los que todavía no tienes ventanas aislantes en tu casa y en estos días no te puedes ni acercar a ellas, sin duda tienes un problema. No solo porque no te puedas acercar, sino porque esto es el síntoma más claro que en esa zona estás perdiendo mucha energía. Para que puedas estar a una buena temperatura en una habitación con unas ventanas poco aislantes, tendrás que situarte cerca de los radiadores. Estos tendrán que estar trabajando mucho más tiempo y por lo tanto el consumo de gas o electricidad será notablemente más elevado. Además tendrá una temperatura poco uniforme en la habitación. Aunque consigas tener calor en una zona de la habitación, verás que la zona cerca de las ventanas está muy fría.

Instalación motores de persiana

El automatizar las persianas de unas ventanas, es un hecho que cada día es más demandado por nuestros clientes.  Te vamos a contar los sistemas más habituales de maniobra de una persiana y cómo motorizarlas.

Accionamiento mediante cinta

cinta persianaSigue siendo este el sistema de accionamiento más habitual. En este caso una cinta va enrollada a la polea de la persiana y mediante la acción de tirar de la cinta conseguimos levantar la persiana.  Para bajar la persiana la cinta se enrolla en un recogedor que mediante un muelle en espiral recoge toda la cinta sobrante. El recogedor puede ir colocado en la misma ventana (lo más habitual) o también colocado directamente en la obra. También hay algunos modelos de recogedores que están ya en desuso que se colocan de forma superficial en la pared.

Este tipo de accionamiento es más utilizado por ser el de menor precio y tener un buen funcionamiento.  Permite ser utilizado en la mayoría de los modelos de ventanas aunque tiene una limitación de peso. No es conveniente utilizarlo para levantar pesos mayores de 15kg.  Tiene el inconveniente que con el tiempo, la cinta de la persiana se va ensuciando con el uso y puede ser necesario cambiarla.

Accionamiento mediante cardan.

cardan persianaEs un paso intermedio entre los sistemas de cinta y los sistema de motor. Sigue siendo un accionamiento manual que mediante el giro de una manivela y un mecanismo situado en el eje de la persiana, consigue hacer subir y bajar la persiana. Se recomienda especialmente en ventanas y persianas de grandes dimensiones, donde el peso de la propia persiana puede hacer inviable el accionamiento por cinta.  Puede elevar pesos de hasta los 30kg.

Accionamiento mediante motor

motor persianaEs un sistema cuya utilización está en aumento. A pesar de ser el de mayor precio, en los últimos años se ha reducido de forma considerable el precio de los motores por el mayor volumen de ventas de los fabricantes de estos motores, y se ha convertido en una opción muy común para automatizar las persianas.

Un motor va colocado en el eje de la ventana y se controla con dos pulsadores o interruptores especiales para persiana, que permiten la subida y bajada total así como la parada en cualquier punto intermedio.   Además hay sistemas de permiten controlar el motor vía radio con lo que el mando del accionamiento de la persiana puede colocarse en cualquier lugar de la vivienda, facilitando así la instalación. Incluso el accionamiento puede realizarse de forma remota desde el exterior de la vivienda con algún dispositivo de domótica.  El único inconveniente es que hay que hacer llegar un cable de corriente hasta el cajón de la persiana.

Unas persianas motorizadas, tiene a su vez la ventaja que permiten ser gobernadas por cualquier sistema de domótica del hogar, permitiendo así no solo un mayor confort para el usuario, sino también un mayor aprovechamiento energético y el consecuente ahorro de energía de nuestro hogar.

Los motores de hoy día son muy silenciosos. Algunos modelos funcionan mediante un ajuste de final de carrera, y otros funcionan mediante sistemas de parada por detección de presión. Estos últimos se paran automáticamente cuando detectan cualquier obstáculo como presencia de personas, plantas que impidan el cierre de la persiana.

Motoriza tú mismo la persiana

Si tienes una persiana de accionamiento manual y quieres motorizarla, y eres un poco manitas, quizás te atrevas a hacerlo tú mismo. Tendrás que elegir primero el tipo de motor válido para tus persianas. Para ello te tienes que fijar en el diámetro del eje de tu persiana. Lo normal es tener ejes de 40 o 60mm. El motor va colocado dentro del eje de la persiana con lo cual tendrá que tener el mismo diámetro que el eje. También es muy importante que elijas la potencia del motor en función del tamaño y peso de la ventana que tienes que levantar.

Una vez tengas el motor, tendrás que meterlo en un lado del eje y fijar las piezas que el motor trae incluidas para hacer el soporte del mismo que va fijado al testero. Los motores suelen tener unos manuales explicativos de como colocar el motor.

Muy importante es que tendrás que colocar únicamente un tornillo en la parte final del motor, que es una pieza hexagonal, que es la que gira y hacer girar el eje de la persiana.   En ningún caso pongas un tornillo en el eje de la persiana que traspase la parte central del motor, ya que esa parte gira en el interior del eje de la persiana, y  estarías bloqueando el giro del motor y no funcionara. Decimos esto porque es habitual en algunos casos, colocar tornillos a lo largo del eje de la persiana para luego ahí fijar los tirantes de fijación que van a la lama inicial de la persiana y que tiran de ella para empezar el enrollamiento.  En ningún caso coloques un tornillo en la zona donde vaya el motor, ni siquiera un tornillo corto que creas que no toca el eje del motor.

Te adjuntamos unas fotos de un cliente que tuvo un problema porque colocó un tornillo corto en la zona del motor y a pesar de que el tornillo era corto y no estaba bloqueando el motor, sí que estaba rozando. Con el giro del motor y con el tiempo el tornillo fue haciendo un efecto cortante en el motor hasta llegar a un punto que lo cortó por la mitad.  Lo ponemos a modo de ejemplo para que nadie coloque tornillos en la zona donde va el motor.

motor persiana seccionado motor persiana seccionado

No utilizar en la limpieza de ventanas

Como cualquier otro elemento, para mantenerlo en buen estado debemos realizar la limpieza tanto de los perfiles como el vidrio siguiendo unos pequeñas indicaciones.  En esta ocasión no te vamos a indicar cómo limpiar las ventanas, sino lo que nunca debes utilizar a la hora de su limpieza, ya que podrías correr el riesgo de dañarlas. Con el día a día las ventanas estás sometidas a agresiones de varios agentes externos: contaminación, lluvia, polvo,  heladas.  Nuestras ventanas de PVC son muy resistentes, no se degradan ni amarillean, pero como en cualquier material la suciedad se va depositando en los perfiles y también pueden aparecer manchas. Todo esto hace que sea necesaria una limpieza de vez en cuando. Un mínimo mantenimiento y limpieza para mantenerlas lustrosas como el primer día.

Alguna de las cosas que os contamos aquí pueden parecer obvias, pero créenos, que en más de una ocasión hemos visto alguien que ha realizado algo parecido. Por eso, vamos a recordarlo para evitar nuevas sorpresas.

Evitar estropajos

Los perfiles de las ventanas de PVC son muy resistentes.  Pero eso no quiere decir que los perfiles no puedan rayarse si se frotan con un estropajo abrasivo.  En ningún caso utilizar estropajos de niquel tipo «nanas» ya que estos son muy abrasivos y podrían rayar los perfiles.

Tampoco utilizar los estropajos verdes, aquí en España popularmente conocidos por el nombre de una marca como los «Scotch Brite«.  Estos estropajos, aunque no tanto como los estropajos de niquel también tienen una superficie muy abrasiva, y si se hace mucha presión sobre los perfiles o vídrio, aunque en un primer momento puede parecer que no se producen rayaduras, es posible que posteriormente cuando la ventana reciba una luz artificial o con una luz desde otro ángulo, podemos ver unas pequeñas rayas que quiten el atractivo acabado liso de los perfiles de PVC.

Estropajos azules o blancos

También es común encontrar unos estropajos de agresividad media. Estos son los de color azul o blanco. Tampoco recomendamos la utilización de estos, ya que aunque en menor medida de los verdes, también podrían producir micro rayaduras. Si en alguna zona de la ventana tenemos una mancha resistente, lo mejor intentar sacarla con una bayeta mojada en agua con jabón.  Si en algún caso tuviéramos que utilizar alguno de esos estropajos hacerlo siempre aplicando una mínima presión y con movimientos circulares.

Detergentes abrasivos o sprays

Debes de tener cuidado con los productos químicos abrasivos.  Existe en el mercado un gran cantidad de productos químicos de limpieza están diseñados para «actuar» sobres las superficies que están limpiando tanto como sea posible. Estos productos hay que evitarlos para evitar cualquier riesgo. Al PVC prácticamente no le ataca ningún producto, pero debido a la multitud de productos en el mercado y el desconocimiento de sus componentes, recomendamos no utilizarlos.

Lo recomendado, agua jabonosa

Lo que nosotros recomendamos para un buen mantenimiento y limpieza de las ventanas y los perfiles, es simplemente agua con jabón. Con esto es más que suficiente para mantenerlas como el primer día. Para los cristales podemos utilizar cualquier limpiacristales del mercado.

Cepillos de acero

No es una broma. Tampoco utilizar cepillos de acero de estos que se utilizan para lijar superficies metálicas, quitar pintura, etc. Pueden ser muy eficaces en algunas superficies pero pueden dañar las ventanas.

Papel de lija

A muchas personas se les ocurre para la limpieza de las ventanas recurrir al papel de lija.  En ningún caso utilizarlo. Este hará más daños que beneficio. El papel de lija se usa para lijar  diferentes superficies, por ejemplo para ventanas de madera, pero después de su aplicación es necesario aplicarles un barniz. Pero en el caso de las ventanas de PVC, no es necesario aplicarles ningún tratamiento en la superficie para que las proteja, por lo cual tampoco es necesario lijarlas.

Ten en cuenta que las ventanas de PVC no tienen ningún tratamiento superficial como sucede con otras ventanas. Esto es una gran ventana ya que en el caso que se dañe algo la superficie (un fuerte golpe con algún objeto por ejemplo), únicamente tendremos un problema estético pero la ventana en sí no pierde ninguna de sus propiedades. Otras ventanas en cambio, como el aluminio o madera, si se daña su superficie el problema es muy grave ya que están perdiendo su protección.

Estos consejos son aplicables tanto para las ventanas de PVC de color blanco como las ventanas en acabados color.

Automatismos y domótica ventanas

Nos apetece hablar de protección solar porque es sin duda el verano la mejor época para hacerlo.  Seguimos contando las principales ideas recogidas en la información del «Manual de Protección Solar del cerramiento (Persianas, toldos y textiles)» realizado por ASEFAVE (Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas).

La función de la gestión, automatismos y domótica del control solar es mover los elementos de protección solar, ventanas, iluminación, para mejorar el confort, la seguridad y el ahorro energético.
La automatización de los sistemas de protección solar es la forma de optimizar sus beneficios en cuanto a la mejora del confort interior, el confort visual, el ahorro de energía y el uso de la luz natural. De este modo, el sistema funciona permanentemente, incluso cuando el usuario no está presente, reaccionando al sol y al viento automáticamente.

El control solar automático está formado por 4 elementos:
• Protecciones solares motorizadas.
• Sensores.
• Mandos a distancia o emisores.
• Controladores.

Control solar, confort, seguridad y ahorro energético

Motorización

Son dispositivos importantes en una instalación de control solar ya que proporcionan movimiento a las protecciones solares. Habitualmente van insertados dentro del tubo o eje de enrollamiento de la persiana o cortina y por lo tanto su instalación no implica ninguna alteración estética del hueco.
Para su instalación se precisa conocer:
1. El diámetro del eje.
2. El tipo de eje para definir las adaptaciones.
3. El peso del producto (Ej.: peso de la persiana en Kg/m2).

Motor cajón persiana

 Motorización vía cable

En un sistema motorizado vía cable el punto de mando está conectado al motor por medio de un cableado eléctrico desde el motor hasta el punto de mando, se suele instalar en obra nueva por la necesidad de hacer rozas para empotrar el cableado.
En las instalaciones básicas de motor cableado un fallo que se comete frecuentemente es la conexión en paralelo de los motores.
Este fallo, la regulación manual y la falta de funciones avanzadas para estos motores se ha solventado con el desarrollo de los motores llamados “Enchufar y listo”. Son motores auto-regulables, con funciones avanzadas para todos los sistemas de protección solar y que permiten la conexión en paralelo de estos mismos.

Motorización vía radio

La tecnología de radiofrecuencia permite realizar el manejo del motor sin cableado, sólo se necesita una conexión a 230 V AC, lo que resulta idóneo para la vivienda residencial, para las reformas o para la protección solar exterior.
Los motores con radiofrecuencia presentan funciones avanzadas que convierten a la protección solar en todo un sistema: persianas con detección de obstáculosorientación de lamas, cierre perfecto de los sistemas tipo ‘cofre’,…
La tecnología de radiofrecuencia es adecuada para realizar pequeñas centralizaciones.
Es necesario tomar las precauciones necesarias en la instalación de varios motores vía radio, para que no interfieran entre ellos.

SENSORES

Dispositivo que “lee” las condiciones ambientales, tales como, intensidad de luz, temperatura, etc. para que las protecciones solares actúen en consecuencia según la programación prefijada.
Si los tres objetivos principales de un sistema de control automático son crear mejores condiciones de confort interior, reducir el gasto energético y evitar que las protecciones se dañen, se necesitan sensores que verifiquen las condiciones climáticas en la proximidad de la vivienda. Obviamente su uso es más eficiente para sistemas de protección solar por el exterior, pero la mayoría de los principios pueden aplicarse a las cortinas interiores.

Sensores de exterior

 Sensor de sol

Es el dispositivo más importante y es sensible a la radiación incidente, tanto directa como difusa. Mide los W/m2 o lux. El valor umbral del sensor (normalmente entre 150-250 W/m2 o 15.000-20.000 lux) determina el valor por encima del cual el sistema de protección solar empieza a funcionar. Para una prestación óptima, cada fachada puede necesitar un sensor por separado, en ocasiones incluso más de uno, dado que la irradiación vertical sobre una fachada en particular determina la cantidad de energía que entra en el edificio.

Sensor solar

Sensor de viento (anemómetro)

Registra la velocidad del viento en km/h. El valor umbral del sensor determina la velocidad máxima del viento a partir de la cual la protección solar debe replegarse y protegerse de cualquier daño.

Sensor de viento (vibración)

Registra los movimientos originados en el toldo a consecuencia del viento.

Sensor de dirección del viento

Monitoriza la dirección del viento y se usa en combinación con el anemómetro para indicar a la unidad central de control la información sobre qué fachada debe actuar.
En los proyectos más simples, se suelen utilizar sensores de viento situados en cada fachada, pero cuando el proyecto es más complejo puede usarse la combinación del anemómetro y veleta, para tener un control de todo el edificio desde un solo mástil en la cubierta, de esta manera no es el sensor el que tiene la última palabra sino que este recoge la información y es la unidad central la que envía la señal a la fachada/zona que le corresponda.

Sensor dirección viento

 

Sensor de temperatura exterior

Gestiona los productos, favoreciendo que la temperatura exterior influya en el interior del edificio, de la manera más eficiente posible. (Ej: durante el invierno, una persiana puede recogerse cuando el sol incida en la fachada, favoreciendo el aporte calórico gratuito del sol, evitando así el uso excesivo de la calefacción).
En la mayoría de ocasiones, están relacionadas la temperatura interior y la exterior, incrementando la eficiencia del sistema.

Sensor temperatura exterior

Sensor de lluvia

Detecta si hay precipitación y actúa sobre las protecciones solares enviándolas a una posición de seguridad.

Sensores de interior

Para su uso en el interior del edificio se disponen los siguientes sensores:

Sensor de temperatura interior

Se trata de una sonda que mide la temperatura interior y puede usarse solo o en combinación con el sensor de temperatura exterior, para actuar sobre las protecciones solares y así mantener el equilibrio térmico en la vivienda.

Sensor temperatura interior

Sensor de luz y temperatura interior

Estos sensores permiten mantener en el interior de una estancia unos valores de luz y temperatura confortables. Se establecen los valores con respecto a la luz y la temperatura o con respecto a uno independiente, y ajusta las protecciones solares en función de valores preestablecidos por el usuario.

Detector de ocupación

Es un sensor volumétrico que detecta la presencia humana y permite la interacción de los dispositivos de protección solar e iluminación de una forma activa frente al ahorro energético.

Sensor ocupación

Algunos de estos sensores son de uso reciente, dado que hasta ahora había prevalecido el uso de la protección solar en función de la presencia del sol y evitar que se dañase debido a inclemencias meteorológicas. Pero actualmente, su versatilidad permite el control no solo sobre el clima interior sino también controlar el deslumbramiento, el uso de la energía y un control individualizado. Con la ayuda de un sistema de control puede conseguirse la interacción entre protección solar, iluminación, calefacción, ventilación y climatización.

PUNTOS DE MANDO

Son puntos de mando cableados o inalámbricos que permiten gestionar una instalación de motores.

Punto de mando cableados

Estos puntos de mando se requieren en instalaciones con motores mecánicos de accionamiento con interruptor, necesitan cableado entre el motor y el punto de mando, existen puntos de mando sencillos como el inversor interruptor y algunos más complejos como programadores horarios.

Mandos a distancia

Son puntos de control inalámbrico, portátil o de fijación a pared, alimentados con unas baterías, que permiten gestionar una instalación de motores y sensores de la misma tecnología, con la ventaja de poder ubicarlos en cualquier punto de la vivienda sin necesidad de realizar ninguna roza. Permiten gestionar un número ilimitado de motores, pudiendo utilizarse como mandos individuales o como mando general.

CONTROLADORES

Un controlador es todo dispositivo con la capacidad de programar, gestionar, y visualizar otros dispositivos, ya sean motores, sensores u otros elementos (iluminación, climatización, alarmas,…) haciendo que trabajen de manera conjunta, con el fin de conseguir el máximo confort con el mínimo consumo posible.
Las prestaciones que se piden a un sistema de gestión de fachadas (protecciones solares) son las siguientes: ofrecer una mejora en el confort interior, maximizar los ahorros de energía y al mismo tiempo satisfacer las expectativas de los usuarios. Los sistemas de control solar instalados en el exterior del edificio, además, deben ser resistentes frente a vientos intensos u otras condiciones atmosféricas adversas o en su defecto que el sistema sea capaz de bloquearlas por seguridad e incluso durante trabajos de mantenimiento. Con un sistema accionado manualmente, cumplir todas estas condiciones es imposible.

Controladores fijo pared

Para optimizar las prestaciones y funcionamiento de las protecciones solares (persianas, cortinas, celosías, etc.) es necesario conectarlas a un sistema central de control para gestionar el edificio desde un mismo BMS (Building Management System) y contribuir a la eficiencia energética del conjunto. Esto no impide el control individual o zonal por parte del usuario.

Controladores según la tipología de edificios

Existen múltiples sistemas de control en el mercado, desde un sistema básico que activa la protección solar cuando se detecta la presencia del sol y la protege de vientos excesivos, pudiendo combinarlo con programaciones horarias para cerrar o abrir pequeños edificios.
Si por el contrario queremos controlar simultáneamente varios sistemas integrados en el edificio (climatización, iluminación, seguridad, etc.) nos inclinaremos a una solución de bus abierto (open), basada en una tecnología de bus, como KNX, LON, como estándares más comunes.

Gestión de viviendas (radiofrecuencia)

Las soluciones de radiofrecuencia son adecuadas para viviendas, pequeñas escuelas, pequeñas oficinas, centros de día, etc. Normalmente constan de uno a cuatro grupos de control (de 1 a 4 fachadas) y la posibilidad de conectar sensores de luz, viento, temperatura y lluvia. Son de gran versatilidad y pueden accionar varias zonas desde un mismo punto/mando. La media de productos no suele superar los cuarenta elementos. Pudiendo ampliarse sin necesidad de obras.

Casa radiofrecuencia

 

Gestión del pequeño edificio

El número de subgrupos de control puede determinarlo el usuario, lo cual permite satisfacer las necesidades de cualquier tipo de edificio de oficinas, escuelas, hospitales u hoteles. Con este tipo de sistema es posible subdividir una misma fachada según la orientación y la incidencia del sol sobre el paramento. Se pueden conectar más sensores y el nivel de funcionalidad aumenta, ya que permite al usuario combinar ahorros optimizados de energía con un control local, funciones de reinicio, contactos secos para calefacción y climatización, etc. Es posible conectar un ordenador que registre todos los sucesos y valores, controlando el sistema (monitorizado).

Esquema gestión fachada

Gestión del gran edificio

En la mayoría de los edificios se han considerado como sistemas independientes la calefacción, iluminación, climatización, seguridad, protecciones solares. Éstos se accionaban por separado y no interactuaban. No se tenía en consideración la posible influencia de unas tecnologías sobre las otras. Desde el punto de vista de la eficiencia energética, esta no es la mejor solución. La respuesta es la integración, que permite conectar de modo inteligente todos los elementos antes aislados y tener presente la influencia de unos sobre otros.
La línea de datos que une todos estos sistemas se denomina “Línea Bus”. Un Bus es una red a la cual se conectan los dispositivos y la información de los sensores transcurre a través del Bus enviando las órdenes pertinentes a los controladores. Cada dispositivo tiene su propia dirección (ID).
Las soluciones más habituales para estos sistemas son las de tipo KNX (anteriormente denominada EIB) y LONWORKS. Todas ellas están basadas en un protocolo abierto (open) de transferencia de datos. Varias marcas utilizan el mismo lenguaje-protocolo por lo que en una instalación se encontrarán sistemas de varias marcas y todas se entenderán entre ellas, esto permite la supervisión desde un mismo punto de control, facilitando las labores del Building Manager (gestor del edificio). En caso de que se produzcan modificaciones o de uso en el edificio, los sistemas se pueden reprogramar y adaptarse a las nuevas necesidades. La flexibilidad es prácticamente absoluta, pero es esencial la coordinación entre el integrador del sistema con el proveedor del sistema de protección solar para lograr el máximo provecho posible.

Esquema control edificio

 

Consideraciones

Antes de configurar el sistema de control, cabe realizar unas reflexiones sencillas:
• ¿Qué funciones realmente se necesitan?
• ¿Para qué se necesitan?
• ¿Cómo se utilizarán?
• ¿Se consigue un ahorro apreciable?

Para evitar problemas en un sistema de control automático, se debe realizar de modo correcto su diseño y ejecución. En primer lugar, debe llevarse a cabo una especificación detallada antes de elegir el sistema de control, para evitar una mala funcionalidad, la insatisfacción del usuario y un coste de mantenimiento elevado.
Es útil elaborar un listado de comprobaciones que contemple los factores más importantes que debe incluir, tanto para el instalador de la protección solar como para el instalador de la parte eléctrica.
Por ejemplo, la ubicación de los sensores siempre se debe verificar con el instalador del sistema de protección solar y localizarse en los alzados de la fachada junto con la definición de los grupos o zonas de control. De este modo, el responsable del cableado eléctrico lo podrá realizar de forma conveniente.

Puesta en marcha del sistema

Cuando se escoja una solución autónoma, se debe asegurar que el instalador del sistema de protección solar participa en la puesta en marcha del sistema, en el seguimiento después de su funcionamiento y en la formación del personal indicado del edificio. Con ello se asegura una instalación más duradera y satisfactoria.
Cuando se escoja una solución de sistema abierto tipo LON o KNX, normalmente corresponde al integrador del sistema crear y programar todas las funciones. No obstante, la experiencia demuestra que tienen un conocimiento limitado de los sistemas de protección solar, limitando la funcionalidad de la presencia de sol/viento y despliegue/repliegue, lo cual puede disminuir la eficiencia energética y el confort del usuario. El instalador del sistema de protección solar debe participar activamente aconsejando al integrador.
La información al usuario final es básica y a menudo se obvia, es importante para la satisfacción del usuario y para obtener los ahorros energéticos previstos. Se debe informar a cualquier usuario acerca de las funciones generales del sistema automático, cuándo debe replegarse el sistema en un día soleado (debido al viento) o cómo usar el control local en su habitación.

Temperatura superficial ventanas

En la anterior entrada aprendíamos a calcular el valor U de una ventana y veíamos que este dependía del material utilizado en la ventana y su capacidad aislante.  Decíamos por lo tanto que el valor U(W/m2ºC) de una ventana, nos mide las pérdidas térmicas que se producen a través de cada uno de los materiales que componen la ventana por unidad de superficie y por cada grado centígrado de variación de temperatura entre el exterior e interior de la vivienda. Es decir, cuanto más elevado sea este valor U de los perfiles y del vidrio, mayores serán las pérdidas que tengas es tus ventanas. De la misma forma cuanto mayor sea diferencia de la temperatura entre dentro y fuera de nuestro hogar, mayores serán las pérdidas.

En la termografía de un perfil de una ventana, se puede observar el salto térmico existente entre el exterior e interior de la vivienda gracias a la conjunción de las cámaras de aire y las propiedades aislantes del PVC.

Por ejemplo, el valor térmico de los perfiles (Uf),  de la serie EuroFutur de Kommerling, dependiendo de la combinación de hoja y marco empleada, el valor U está entre 1,3 y 1,4 W/m2K.

termografia perfil

Podemos aún mejorar más el valor U de la perfilería de las ventanas, mediante la elección de la serie Termprotect Forte, una serie con 76 mm. de profundidad y 6 cámaras de aire en el marco y 7 en la hoja. Este sistema tiene valores de transmitancia térmica de 1,0 W/m2ºK.

Ahora bien, si quieres saber de una manera mucho más comprensible si una ventana o cualquiera de los materiales que la componen tiene mejor o menor el valor U, hay una forma mucho más sencilla y es simplemente midiendo la temperatura de su superficie interior de los perfiles o del vidrio.

En la termografía que vemos aquí representada vemos como ante una situación por ejemplo de invierno, en la que fuera de nuestro hogar tengamos una baja temperatura, si medimos la temperatura en la superficie interior de un marco, veremos que si estamos ante unos perfiles muy aislantes (bajo valores U), la temperatura en la superficie del marco será muy similar a la que tengamos en el interior de la habitación.   En este caso podemos estar tranquilos ya sabemos que tenemos una ventana muy aislante.   Para una ventana muy aislante, si por ejemplo estamos en invierno y fuera tenemos unos 5ºC y dentro, tenemos unos 21ºC (temperatura de confort), la temperatura superficial interior en los perfiles no debería de tener una diferencia superior a 4º con la del interior, es decir, no debería bajar de los 17º.   Para medir la temperatura de un perfil interior, existen termómetros infrarrojos industriales muy precisos y muy asequibles que podemos encontrar en muchas tiendas como las que os ponemos en el enlace.

La temperatura superficial interior y su diferencia con la que podamos medir por ejemplo en el centro de la habitación no solo es un síntoma de las pérdidas de energía, sino que cuando la temperatura en toda la habitación no es homogénea, estamos en una estancia poco confortable. Una estancia en la que tenemos mucho calor en las zonas más alejadas de las ventanas  y frío en zonas más cercanas.

termómetro infrarrojo industrial

Así que ya sabemos cómo comprobar si tenemos unas ventanas (perfiles + vidrio) aislantes o no.  En el caso de que la temperatura superficial del perfil sea muy baja y se acerque mucho a la temperatura exterior de la vivienda de 5ºC, deberíamos hacer saltar todas las alarmas ya que en lugar de una ventana que nos aísle tenemos en nuestro hogar una ventana que nos está robando todo el calor que genera nuestros sistema de calefacción.  En este caso nuestra factura energética se disparará ya que los radiadores tendrán que funcionar a pleno rendimiento para compensar toda la energía que se nos está escapando con las ventanas.

Si este es tu caso, lo mejor es que pienses en cambiar las ventanas por unas ventanas de alto rendimiento energético.

La misma situación pero en sentido inverso sucede en un escenario de verano.  Si fuera tenemos una alta temperatura, y dentro estamos en un espacio refrigerado con una temperatura de confort de unos 21ºC, cuando midamos la temperatura de la superficie de los perfiles y el vidrio, esta deberá ser lo más similar a los 21º interiores. Si en cambio,  tus perfiles o vidrio tienen una alta temperatura,  que simplemente con tocarlos notas que están muy calientes, entonces tienes una fuente de radiación de calor en el interior de tu casa. Esto es el típico ejemplo que sucede en los perfiles de aluminio sin rotura de puente térmico o con roturas de muy baja calidad. Los tocas y ves que están muy calientes.

Las ventanas aislantes también son para el verano

Entramos en una buena temporada para disfrutar mucho más del exterior, del buen tiempo, del sol, del tiempo libre, de pequeñas salidas. Todo  mientras esperamos esas merecidas vacaciones.

Pero, y  ¿qué pasa cuando estamos en casa? Tenemos que resignarnos a estar agobiados de calor?  ¿No nos queda más remedio que poner el aire acondicionado a pleno funcionamiento? ¿Tenemos que pagar un coste excesivo por el aire acondicionado?

ventanas ahorran aire acondicionado

Seguimos con suerte. Tenemos un gran aliado que nos puede ayudar a protegernos del calor exterior: son nuestras ventanas. Unas ventanas aislantes serán eficaces en la protección en calor y el mantener una ambiente fresco en el interior de nuestra casa.

Es la hora de que compruebes si tus ventanas cumplen los requisitos necesarios que te protejan del calor.

Fíjate en primer lugar, en los perfiles con los que están hechos tus ventanas. Si estos son de aluminio, cuando el sol aprieta por el exterior, notarás que si tocas con la mano el interior de los perfiles de tus ventanas verás que están muy calientes.

En ese caso, se te acabó la suerte, ya que ya que entonces has metido en tu casa al estupendos radiadores que emiten calor (igual que un radiador de aluminio) en verano. Por eso es tan importante que las ventanas estén fabricadas con perfiles aislantes como sucede con los de PVC o madera. Si tocas un perfil de PVC o madera, verás que a pesar de que en el exterior estén recibiendo de forma directa los rayos solares, en el interior estarán a una temperatura muy similar similar a la del interior de tu vivienda y por lo tanto no tienes un emisor de calor. Es muy sencillo hacer la prueba. Basta con tocarlos con las manos para comprobarlo.

Otro punto importante es que tus ventanas sean estancas y que eviten las filtraciones de aire caliente al interior.

Y por último, pero muy importante para reducir la aportación solar en esta época es asegurarnos que tenemos un vidrio adecuado para que nos ayude a reducir la radiación solar. No basta simplemente con tener un vidrio doble, sino que además sobre todo en fachadas orientadas a zonas de muchas horas de sol, es importante que tengamos vidrios con tratamientos de protección solar, que reducen en gran medida la radiación solar que entra en nuestra vivienda.

protección solar vidrio

Por último y como hemos comentado en otras ocasiones, podemos utilizar elementos de protección solar exterior como es el caso de toldos, un buen sistema de persiana y utilizarlos de forma adecuada, ventilando a el hogar en horarios de sombra y manteniendo la protección solar en las zonas de mayor radiación solar.

Cajón persiana Rola Plus

Hay algunos truquillos, como aprovechar la noche y las horas de más baja temperatura para ventilar y refrescar la casa. Puedes intentar aprovechar las corrientes de aire que se pueden generar abriendo una ventana en una zona de la casa y otra ventana en la zona opuesta. Una ventilación natural es una buena idea para evacuar el calor acumulado en el interior aprovechando esas horas donde la temperatura es más baja.

Si tus ventanas no cumplen lo requerido y no quieres agobiarte en el interior de tu casa o pagar una factura excesiva de electricidad por tener que poner el aire acondicionado a máxima potencia, todavía están a tiempo de cambiar tus ventanas.

Buen tiempo y protección solar

El buen tiempo se está resistiendo a llegar este año. Los que tenemos ventanas aislantes hemos estado bien protegidos durante todo el invierno y hemos ahorrado mucha energía en calefacción. Sabemos y deseamos que el buen tiempo está a la vuelta de la esquina.  Cualquier día de estos llegará un calor brusco y seco, y también nos podemos preguntar cómo nos protegen las ventanas de nuestro hogar para evitar que ese calor se nos meta en casa y tengamos poner los equipos de aire acondicionado a funcionar.

Dejando a un lado otros elementos de la envolvente de nuestra vivienda, y centrándonos en las ventanas, la temperatura exterior pasa al interior de nuestra casa principalmente a través de dos factores. El primero es por la transmisión térmica. Para reducir este factor, necesitamos al igual que en la época fría tener ventanas aislantes con el valor U más reducido posible.  Nuestras ventanas tienen que tener el menor valor U posible y así nos aíslan tanto en invierno como en verano.

Pero hay un segundo factor, que es la transmisión de calor a través de la radiación solar que penetra en nuestra vivienda a través de nuestras ventanas.

Para reducir el impacto de la radiación solar en las ventanas, debemos conocer las diferentes formas de poder actuar sobre ellas. De esta forma podremos mantener nuestra casa «fresquita» incluso en épocas de mucho calor, o por lo menos con una dependencia de aire acondicionado muy baja,  lo que nos supondrá un considerable ahorro para nuestro bolsillo.

Primero debemos saber que la radiación solar, depende tanto de la ubicación donde esté nuestra vivienda como de la orientación de fachada o fachadas. Pero estos factores, una vez que tenemos ya nuestra casa elegida y comprada, no podremos hacer nada sobre ellos.

Posición sol en el cielo

En verano tenemos más horas de luz, el sol sale antes y también anochece más tarde y la altura es mayor que en invierno. Por eso, para estar «fresquitos» lo ideal en verano sería tener alguna habitación orientada al norte para no recibir la luz solar directa. En cambio para el invierno esta orientación nos da como resultado habitaciones más frías.

En España la ventana normalmente está instalada enrasada con la zona interior de la fachada. Este hecho ya de por si nos da una buena protección solar ya que hace que los rayos solares entren directamente durante menos horas al día. En países del norte de Europa, con menos horas solares, precisamente para aprovechar más el sol las ventanas se instalan al exterior de las fachadas.

Pero aparte de la protección propia de propio edificio siempre podemos instalar otro tipo de protección adicional a la ventana.  Hay varias soluciones. Muchas de ellas están pensadas para el exterior y otras para el interior.  Entre las soluciones de exterior puede ser colocar un toldo, que suele ser uno de los métodos más eficaces por estar separado de la ventana y evita que los rayos solares incidan directamente sobre las ventanas.

También es muy común sobre todo en zonas del mediterráneo, la colocación en las ventanas de unas contraventanas.  En este caso debemos destacar que son mucho más eficaces si estas son de color claro y si son de PVC. Las contraventanas de PVC permitirán que el aire que circule del exterior al interior, en el caso de tener la ventana abierta, entre mucho más fresco que en el caso de las mallorquinas de aluminio que hacen el efecto radiador, calentando el aire exterior y pasándolo caliente al interior.

Lo más común y también muy eficaz en nuestro país es el cajón de persiana. Tenemos también una barrera exterior contra la radiación solar directa, nos permite además controlar la luz interior, y además es fácilmente manejable por el usuario. Es también cada vez más común la domotización de los cajones de persiana y el añadido de sistemas de eficiencia energética.

Existen algunos edificios con sistema de protectores de lamas exteriores verticales u horizontales. Esto suele verse más en edificios singulares con fachada acristalada. Incluso algunos sistemas permiten cambiar la orientación de las lamas para ajustarlas según la época del año y la hora.

Se pueden encontrar soluciones que pasan por instalar láminas de protección solar que reducen la entrada de los rayos en la estancia y reducen por lo tanto la entrada de calor.  Las hay tanto para interior como para exterior. Aunque estas soluciones muchas veces son ofertadas para que el mismo usuario las instale, son poco recomendables por su dificultad de instalación,  y si esta no es realizada de forma adecuada no suelen quedar bien estéticamente.

Hay otras muchas soluciones para el interior, tales como la instalación de cortinas, persianas venecianasestores, etc. Pero estas soluciones son menos eficaces ya que buena parte de la radiación ya ha entrado en el interior.

Además de todos estos elementos que pueden ayudar a reducir la radiación solar, el más importante es sin duda el que va integrado en la ventana: el vidrio.   Los vidrios llevan tratamientos en sus capas que lo que hacen es reducir la cantidad total de radiación que pasa a través del mismo. Es lo que se conoce con el nombre factor solar  (g) y cuanto menor es este factor mayor es la cantidad de energía rebotada al exterior y que impide que entre al interior.  No es sencillo aconsejar el mejor vidrio posible para su vivienda ya que el que podía ser el mejor para el verano, probablemente no lo sea para el invierno y como no vamos a cambiar de vidrio cada temporada, lo mejor es que un buen profesional haga un estudio de sus necesidades, orientación de fachada y le aconseje el mejor vidrio para cada caso.

protección solar vidriovidrio inteligente ahorro

Estamos deseando que llegue el calor y ya sabemos también cómo prepararnos para ahorrar energía también en verano.

¿Qué ventanas aíslan más?

Es una pregunta que mucha gente todavía se hace a la hora de decidir la compra de unas ventanas. ¿Qué tipo de ventana es la más aislante?

El mero hecho de hacerse la pregunta ya es un buen paso, porque lo extraño es que todavía que haya gente que no se la haga. El aislamiento es es una de las principales funciones que debe cumplir una ventana.

El tener una ventanas que ahorran energía no solo reducirá tus gastos energérticos, sino que te permitirá crear un clima más confortable en tu hogar. Podrás ampliar la zona de confort a todos los rincones de su hogar y no solo estar agusto cerca de los radiadores en invierno o equipos de aire acondicionado en verano. Si eres de los que en su hogar notan zonas de diferentes temperaturas y al acercarte a las ventanas entras en un espacio de no confort,  entonces estás en un hogar con importantes pérdidas de energía y buena parte de estas pérdidas se están produciendo por las ventanas.

Hay en el mercado ventanas fabricadas con distintos materiales. En función de este material, la normativa define unos valores U tipo según los materiales utilizados para fabricar ventanas.  Cuanto más bajo sea este valor U más aislante es el material y por lo tanto la ventana. Por ejemplo en el caso de los perfiles de PVC de 3 cámaras fija un valor U de 2 W/m2K en comparación con el aluminio que tiene un valor de 5,7W/m2K . El aluminio tiene una opción que intenta mejorar su pésimo valor aislante, y es mediante lo que se denomina rotura de puente térmico. En estos casos según el tamaño del separador que provoca la rotura, este valor puede reducirse entre los 4 y los 3,2 W/m2K .  Todo muy alejado de lo valores aislantes del PVC y de la madera.

Número cámaras perfiles pvc

Valores U de perfiles de ventanas

Material del perfil Transmitancia térmica U (W/m2K)
Poliuretano con núcleo metálico. Espesor de PUR ≥ 5 mm 2,80
Perfiles huecos de PVC (2 cámaras) 2,20
Perfiles huecos de PVC (3 cámaras) 2,00
Madera dura (ρ = 700 kg/m3, λ = 0,18 W/m K), espesor del perfil 50 mm. 2,20
Madera blanda (ρ = 500 kg/m3, λ = 0,13 W/m K), espesor del perfil 50 mm. 2,00
Metálico sin RPT (rotura de puente térmico) 5,70
Metálico con rotura de puente térmico, rotura: 4 mm ≤ d < 12mm. 4,00
Metálico con rotura de puente térmico, rotura: d ≥ 12 mm. 3,20

 

Como vemos entre unos valores U y otros estamos hablando de más del doble de diferencia. Por lo tanto el aluminio en ventanas no es una solución buena para tener un buen aislamiento y ahorrar energía. Aunque hay perfiles de aluminio en el mercado con roturas mayores, que mejoran ligeramente este aislamiento indicado en la normativa, en ningún caso llegan a los valores del PVC o de la madera.

Los perfiles de PVC hoy en día, utilizados por las principales marcas de perfiles, como Kömmerling, Veka, Deceuninck, Rehau, Aluplast, etc, tienen sistemas de más de 3 cámaras y están muy por debajo de los 2,00W/m2K  indicados por la norma.

Por ejemplo los sistemas  Kömmerling más utilizados tienen unos valores U por debajo de los 1,3 W/m2K .  Además hay sistemas certificados para  PassiveHouse como nuestro sistema EnergyPlus basado en el sistema KÖMMERLING 76 cuyo valor U se reduce hasta el 1 W/m2K  .  Este sistema en combinación con un vidrio térmico, puede dar como resultado una ventana con un valor U entorno a los 0,7 W/m2K.

Kömmerling es una multinacional alemana, la empresa más reconocida a nivel mundial por la fabricación de perfiles de la máxima calidad entre los sistemas de ventanas de PVC. Su gran prestigio es por la calidad de sus perfiles y sus más de 100 años de existencia.

 

 

Siempre mira la etiqueta energética de la ventana

Cuando compras unas ventanas debes informarte de cuál es su etiqueta energética.  La etiqueta está dirigida a informar al consumidor sobre la clasificación energética de la ventana para verano y para invierno.

La etiqueta muestra una clasificación de invierno que tiene un rango de siete niveles de eficiencia, que pueden ser el de máximo ahorro, el color verde y la letra A para las ventanas más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para las menos eficientes.

También tiene una clasificación de verano de tres niveles de eficiencia que van desde tres estrellas para las ventanas más eficientes hasta una estrella para las menos eficientes.  En esta etiqueta encontrarás la transmitancia térmica de los perfiles y también la transmitancia térmica de la ventana (conjunto de perfiles y vidrio).

Corredera de grandes dimensions PremiSlide

La serie PremiLine es una serie corredera ideal para comunicar espacios interiores y exteriores para tamaños de hasta 4,5 metros de largo y posibilidad de incorporar vidrios de hasta 29 mm.

Si necesitamos un paso más en el segmento de las puertas correderas, recomendamos nuestra otra serie PremiSlide.

Un sistema de puerta corredera de grandes dimensiones basado en el sistema Premidoor de Kömmerling. Con él,  conseguimos reducir las limitaciones arquitectónicas aumentando la superficie acristalada. La mejor forma de comunicar es exterior e interior de espacios de grandes dimensiones. La robustez del sistema y sus altos valores aislantes, le permiten conectar el exterior de su vivienda con el interior, consiguiendo la máxima protección posible. Su diseño único y unas prestaciones de alto nivel tecnológico facilitan la apertura de sus hojas deslizantes de
elevado peso con total fluidez y sin realizar ningún esfuerzo. Sistema disponible hasta 6,00 metros de ancho por 2,70 metros de altura.
Permite la instalación de vidrios triples de alta selectividad hasta 39mm. de espesor que unido al gran valor de transmitancia térmica del perfil nos proporcionan el máximo aislamiento. Disponible en toda la gama de colores y acabados.

Premidoor puerta corredera

En combinación con vidrios aislantes, conseguimos un valor U de aislamiento térmico de hasta 0,95 W/m2ºK y un valor acústico de hasta 34dB.

Con un simple movimiento de la maneta, la hoja se eleva y se desliza con total suavidad por los carriles. Gracias a su sistema especial de herrajes, conseguimos mover puertas de cientos de kilos con un pequeño empuje.

Sellado de las ventanas

Queremos recordaros de la gran importancia de una correcta instalación de la ventana en la obra. Una ventana puede tener unas muy buenas propiedades cuando sale de fábrica. Estar fabricada con unos perfiles aislantes y de alta calidad, llevar el vidrio requerido por el cliente para que cumpla a su vez los requisitos de aislamiento térmicofactor solar y aislamiento acústico. Una ventana muy eficiente desde el punto de vista de ahorro energético que estará indicado por su etiqueta de eficiencia energética. También una ventana con una excelente clasificación de resistencia al vientoestanqueidad al agua y permeabilidad al aire.  Todo esto lo tenemos muy en cuenta en TermProtect. Nuestro objetivo principal es que de nuestra fábrica salgan ventanas excelentes que den confort al hogar de nuestros clientes y les supongan un considerable ahorro energético durante su larga vida.

Pero sabemos que no nos podemos limitar a eso. Queremos recalcar la importancia de que una muy buena ventana, tiene que ser correctamente instalada por un muy buen profesional. Si la ventana no es instalada de forma adecuada en la obra, ya sea esta una obra nueva o una renovación, podemos estar reduciendo de forma considerable sus propiedades.  Vamos a explicar algunos elementos que debemos tener en cuenta:

Fijación de la ventana al muro.

La fijación de las ventanas a la obra se debe realizar sobre elementos resistentes. Nunca se debe fijar sobre cámaras de aire, materiales aislantes, etc.  Tenemos que tener presente que la ventana va a traspasar toda la presión de viento al muro y por eso es necesario que tenga una sólida fijación con el muro.  También se pueden instalar ventanas sobre el marco de la antigua ventana siempre que nos aseguremos que este está en buen estado y no tiene puentes térmicos que puedan arruinar el aislamiento de la nueva ventana. En cualquier caso, los puntos de fijación deben ser como máximo cada 600mm. y en las esquinas a una distancia no inferior a los 150 mm.

Tenemos principalmente dos tipos de fijaciones:

  • Con tornillos, directos al premarco previamente instalado si en la obra se ha puesto premarco, o bien directo a la obra.
  • Con garras directas a la obra.

Juntas de dilatación y estanqueidad.

El espacio de unión entre ventana y muro, es un elemento clave para garantizar la estanquidad al agua, aire y aislamiento térmico y acústico del hueco.

En ningún caso se debe fijar la ventana exclusivamente al muro con espuma de poliuretano.  La espuma de poliuretano es un material de relleno, pero no de fijación. Sirve para rellenar los huecos entre en marco de la ventana y la obra, una vez esta ha sido correctamente fijada. Limita la profundidad de la silicona final de sellado y un detalle muy importante evita que la silicona de sellado se adhiera en tres caras. La silicona de sellado solo debe adherirse a la cara del marco de la ventana por un lado y a la cara del del muro por el otro, y reposar por la parte trasera en la espuma de poliuretano que es un elemento sobre el que la silicona no ejercerá adherencia. En caso contrario, corremos el riesgo de que la silicona se pueda despegar tal como indicamos en la ilustración. Por este motivo no es correcto rellenar la junta base con morteros, porque se crea una unión rígida que termina por agrietarse, como se representa en la parte derecha de la figura.

esquema dilatación silicona ventanaEl cordón de silicona en la ventana.

Tenemos que tener en cuenta que la ventana durante su vida, va a estar sometida a pequeños movimientos y vibraciones: empuje de viento, vibraciones (ondas sonoras), movimientos de materiales, por uso apertura cierre de hojas.  También va a estar sometida a dilataciones térmicas: cambios de temperatura de día-noche, verano-invierno, etc.

Por eso, la junta de silicona es el elemento que nos garantiza la estanqueidad entre el muro y ventana. Debe ser aplicada por un profesional, el cual además de saber darle la perfecta estética de un cordón bien aplicado de silicona, .le dará total estanqueidad a la ventana en su perímetro.  La silicona es un material que debe:

  • Trabajar alternativamente a tracción y compresión durante un gran número de ciclos.
  • Debe resistir el envejecimiento por intemperie.
  • Resistir la fatiga producida por los diferentes esfuerzos transmitidos.
  • Poseer una adherencia adecuada sobre los diferentes materiales.

Lo ideal y más utilizado es la silicona neutraexenta de disolventesresistente al envejecimiento climático, una muy buena recuperación elástica (25-30% de su volumen) y mantiene una adhesión permanente durante muchos años. Es completamente desaconsejable la utilización de siliconas baratas que no garanticen esta estanqueidad en el tiempo. Una buena silicona nos garantiza una estanqueidad adecuada durante un mínimo de 10 años.